TFN – LTN – JFK

“El teletrabajo me ofrece mucha flexibilidad, hacer mi vida donde quiero mientras formo parte de un proyecto internacional.”

0 (2)
Javier Bravo Software Engineer

En Julio de este año (2020) haré 3 años trabajando 100% remoto. Tras 2 años viviendo y trabajando en Londres, decidí volverme a Tenerife y, afortunadamente, tuve la posibilidad de seguir haciendolo en remoto para la empresa en la que trabajaba. Actualmente sigo trabajando en la misma compañía, con sede en Nueva York, en un equipo distribuido en el que mas del 50% de los miembros trabaja en remoto (fuera de la oficina) y en 3 zonas horarias diferentes.

En una profesión meramente digital (desarrollo de software) pasar a trabajar desde casa no supuso ningún cambio relevante, teniendo un ordenador y acceso a internet cuento con todas las herramientas necesarias para seguir haciendolo de igual manera que desde la oficina. Las tecnologías de la información nos ofrecen todas las herramientas necesarias para comunicarnos eficientemente (email, mensajería instantanea y videoconferencia) por lo que, desde mi punto de vista, muy pocos motivos justifican la obligación del trabajo presencial en el desarollo de software (en particular) y profesiones puramente digitales (en general).

El teletrabajo me ofrece mucha flexibilidad, hacer mi vida donde quiero mientras formo parte de un proyecto internacional. Actualmente trabajo unos dias desde casa y otros días desde un espacio de coworking. Hacerlo desde casa me permite aprovechar mucho mejor mi tiempo (me ahorro el deplazamiento y alguna que otra distracción) y además tengo un setup de trabajo montado a mi gusto. Trabajando desde el espacio de coworking tengo una mayor interacción social, lo cual me ha permitido conocer grandes personas y profesionales con los que además paso muy buenos ratos en horarios de trabajo y fuera de él.

Aún siendo fiel defensor del trabajo en remoto, considero que la interacción personal entre los miembros de un equipo es muy beneficiosa. Conocer personalmente a las personas con las que trabajas (fuera del entorno laboral) te permite tener una interacción mucho mas rica y empatizar con ellos. Por este motivo, siempre que me sea posible y la empresa lo considere oportuno, suelo viajar a Nueva York periódicamente (entre 2 y 4 veces al año) para reunirme con el equipo y demás compañeros. Durante unos días tengo la posibilidad de pasar mas tiempo con ellos y hacer actividades fuera del entorno laboral (aunque mucho me temo que en tiempos de COVID-19 esto no será posible).

En mi caso, uno de los aspectos mas dificil ha sido la adaptación y el solapamiento de horas de trabajo debido a que los miembros del equipo estamos repartidos en diferentes franjas horarias. Por algún tiempo fuí el único que trabajaba en una zona horaria diferente, lo que en muchas ocaciones me ha supuesto adaptarme a unos horarios de trabajo poco habituales.

En resumen, el trabajo en remoto es bueno y beneficioso para ambas partes (empleador y empleado). Ahora bien, para que tenga éxito requiere disciplina y motivación por parte del empleado y una clara apuesta por parte del empleador (Remote First).